Diseño, controles y conexiones
Gracias a sus líneas elegantes y a un delgado bisel negro y lustroso, la HX800 es una HDTV bonita. Aparte de un par de pequeños indicadores de estado y el logo de cromo pulido de Sony en el centro del bisel inferior, el frente del televisor es muy limpio. Este modelo usa una tecnología propia de retroiluminación LED denominada Dynamic Edge, una especie de híbrido consistente en LED iluminados en el borde y una selección parcial de LED que se oscurecen de modo local. Como resultado, no es tan delgado como otros equipos de iluminación en los bordes como la LG 47LE5500 y la Samsung UN40B7000, aunque de todos modos conserva un perfil bastante fino. El cuerpo mide cerca de 5.1 cm de espesor, salvo por el fondo donde se prolonga 1.9 cm más para alojar un par de altavoces dirigidos hacia abajo. El panel de 22.68 kg se apoya en una lustrosa base giratoria negra que es casi cuadrada a no ser por un borde reverso curvilíneo. Con una pantalla de este tamaño por lo general percibo algo de bamboleo, y la HX800 no es la excepción; no obstante, es mucho más estable que la Samsung LN-55C650.
El lado derecho del cuerpo aloja los controles Power, Channel, Volume e Input Source, así como el botón Home (menú). Además hay un switch de ahorro de energía, que, cuando se coloca en la posición On, te permite prender la tele usando el control remoto o el botón Power. Poner el switch en la posición Off equivale a desconectar el cable de alimentación. En su costado izquierdo hay dos conectores HDMI, un juego de puertos A/V composite y un puerto USB. A diferencia de la Samsung, que incluye dos puertos USB, la Sony se limita a uno, esto significa que no es posible utilizar el adaptador Wireless LAN opcional de Sony (79.99 USD; se vende por separado) y conectar una memoria USB para la reproducción de contenido multimedia al mismo tiempo. Los puertos 1/0 están sumidos en el reverso del gabinete e incluyen un conector 3D Sync para el transmisor 3D (49.99 USD, opcionales), un puerto Ethernet, tele coaxial y conectores PC/ VGA, dos juegos de puertos A/V componentes, conectores de audio óptico y estéreo, y una entrada de audio para PC. Casi lo único que falta es un lector de memorias como el incluido en el plasma Panasonic TC-P50G25 .
La HX800 viene con un atractivo control remoto negro mate de 8.6 pulgadas en cuya superficie cóncava hay 43 botones y un rocker de cuatro direcciones. Las teclas no se iluminan pero están identificadas con claridad y bien espaciadas. Los botones Favo-rites, Menú, Options y Display están bien colocados (alrededor del rocker) y facilitan la navegación de cada elemento del menú sin mirar el control. Además hay un botón 3D especial para alternar los modos 2D y 3D, un botón Qriocity (el servicio de videos a la carta de Sony) y otro Scene el cual te permite elegir uno de seis preajustes de video (Cinema, Sports, Photo, Game, Graphics y General), así como de los tres modos de video principales (Standard, Vivid y Custom), disponibles desde el menú principal. Además existe el preajuste Music para la óptima reproducción de música, y el modo Auto, que mejora la calidad del audio y del video según la señal fuente. Auto funcionó lo bastante bien para las transmisiones televisivas, aunque averigüé que el preajuste Cinema ofreció la mejor imagen en términos generales, sobre todo al ver contenido Bluray. El botón Internet Video te lleva al sistema del menú de aplicaciones web, y el botón i-Manual hace aparecer una completa guía de usuario online que incluye características, partes, consejos prácticos y de identificación y solución de problemas para la HX800.