¿QUÉ ES ARDUINO?
Se trata de una pequeña placa o circuito impreso que cabe en la palma de la mano, con un modesto microcontrolador (el “cerebro” de la placa), con conexiones de entrada y salida, que puede conectarse al puerto serie o USB de nuestra PC y, en minutos, comenzar a interactuar con toda clase de dispositivos: LEDs, displays luminosos, motores eléctricos, servos, sensores infrarrojos, conexiones de red, flashes de cámaras fotográficas, potenciómetros, botones y cualquier otra cosa que se nos ocurra. ¿Y para qué sirve? Desde prender y apagar un LED hasta controlar robots que responden a órdenes en lenguaje natural, o impresoras 3D. Arduino es un enlace entre el mundo físico y el mundo virtual:
un sensor puede capturar información del mundo analógico y transformarla en bits, un programa puede procesar e interpretar esa información digital, y otros dispositivos pueden producir una respuesta analógica (sonido, luz o movimiento) en ‘el mundo exterior” a partir de esos bits. Si bien cualquier computadora es una interfaz que une esos tres elementos (dispositivos de entrada, programas y dispositivos de salida), la idea detrás de Arduino es expandir esas posibilidades de interacción lo máximo posible.