HFS:
HFS es la sigla de HTTP File Server. Como su nombre lo indica, se trata de un servidor web, pero de peso minúsculo (menos de 600 Kb), cuya instalación y empleo son extremadamente sencillos y amigables. Tras descargarlo, simplemente copiamos un único archivo (el ejecutable) a la carpeta donde queremos que resida, y eso es todo. La configuración y administración del servidor se realiza mediante una simple interfaz gráfica. En ella encontraremos todo lo necesario para tenerlo funcionando en instantes. Quienes hayan lidiado con los complejos archivos de configuración del poderoso servidor web Apache (el más utilizado en la web) conocerán bien el valor que representa poder montar en cinco minutos -incluyendo los tiempos de descarga e instalación- un webserver totalmente funcional. Además, el programa ofrece muchas opciones (administración de usuarios, control de ancho de banda, logging), lo que es mucho si tenemos en cuenta su tamaño mínimo.