Kingston SSDNow

Sin comentarios »

Los discos de estado sólido (SSD) ya dejaron de ser una novedad para loquitos con billetera y si están convirtiendo cada vez más en una opción atractiva para todo tipo de usuarios. Por un lado, el precio de las unidades comienza a bajar. Si bien el descenso es muy paulatino, la competencia está creciendo en un mercado nutrido por fabricantes de memorias flash, memorias RAM, hardware de PC y, desde luego, discos duros tradicionales. Todos quieren meter la mano en el plato y, de a poco, se comienza a notar en los precios de las tiendas. Por otra parte, los discos SSD ya ofrecen un rendimiento muy superior a las unidades mecánicas. Por más baratos que cuesten los gigabytes en un disco tradicional, la velocidad de los SSD ya no se discute.
Otro factor que ha abierto las puertas del gran mercado para los SSD es que los fabricantes ofrecen ahora una vida útil garantizada muy alta. No se trata de unidades de almacenamiento frágiles en las que no se pueda confiar. En este marco es que recibimos al Kingston SSDNow de 128 GB, que es una solución de almacenamiento interesante porque puede ser utilizada de dos maneras bien distintas.
INTERNO
En primer lugar, el Kingston SSDNow es una unidad interna de 128 GB con puerto Serial ATA II de 3 Gbps.. El espacio es el suficiente para instalar el sistema operativo y algunas operaciones esenciales. Así que tranquilamente puede utilizarse como unidad de arranque de una PC. Desde luego, será necesario que se lo acompañe con discos más lentos de mayor tamaño para tener real capacidad de almacenamiento masivo. El disco tiene un tamaño de 2,5 pulgadas y es liviano.
RENDIMIENTO
Utilizamos Sandra 2011 para darnos una idea rápida de la velocidad de lectura de este disco de Kingston. El test dio un resultado promedio de 239 MB/s, lo que es excelente. No es el disco SSD más rápido del mercado, ni intenta serlo. Pero aun así se las arregla para superar ampliamente los resultados de un disco normal. Les recomendamos utilizar Sandra 2011 para verificar a velocidad del disco duro de su computadora. En unidades tradicionales de 7200 RPM se pueden ograr entre 50 y 80 MB/s… difícilmente más. Por cierto, los picos de lectura del benchmark estuvieron en 247 MB/s y el punto más bajo fue de 215 MB/s. En conclusión, la unidad SSDNow resulta muy buena si se quiere utilizar como disco interno en la PC. Si se prefiere darle utilidad como unidad externa, funciona bien, pero no aprovecha la máxima velocidad del SSD, debido a la limitación de USB 2.0. Por eso, una unidad portátil basada en disco duro tradicional de 2,5 pulgadas (“de notebook”), probablemente de el mismo resultado y sea bastante más barata de adquirir.

Memorias kingston

1 comentario »

Parece sencillo, pero en este proceso se involucran tres máquinas bajo la supervisión de hasta cuatro técnicos. Una vez integrados los componentes, un sean óptico revisa cada pieza para certificar que los componentes estén en el lugar que les corresponde. Si alguno falta, se retira de la línea de producción, mientras que el resto pasa por un horno que derrite la soldadura y adhiere de manera permanente los componentes. Una nueva inspección habilita los tableros para ingresar a un cortador con punta de diamante de máxima precisión para separarlas y, ya sea que se trate de modelos simples o de doble densidad, se someten a una última inspección por computadora para detectar cualquier otro problema físico. Esta evaluación llega a tardar hasta diez minutos por pieza. Finalmente, los módulos ingresan a la HP8300, una máquina de tecnología propietaria que las somete a una prueba de resistencia de calor extremo y a cambios de voltaie como los que soportan cada vez que se enciende o apaga de golpe un ordenador. “Sólo así se logra un margen de error de .004%. Las que superan con éxito este proceso merecen representarnos”, resume Johnny.
Así, desde 1987, año de fundación de Kingston Technology Company, esta filosofía de estricto control de calidad les permite ofrecer garantía de compatibilidad y de duración de por vida a más de 2,500 actualizaciones para no menos de 6,000 sistemas distintos. Más allá de las palabras, este compromiso por la calidad hace sentido al ver los números de crecimiento del negocio: desde 2005 se mantiene como líder fabricante de DRAM y en los últimos cinco años ha mantenido un crecimiento sostenido que prácticamente ha duplicado sus ingresos. Con el intempestivo crecimiento del mercado de memorias Flash, Kingston registró un crecimiento aproximado de casi 170%. Aunque iniciaron su negocio y se consolidaron en la industria con memoria dedicada para PC, hoy fabrican más memorias Flash que NDRAM en proporción de una a cuatro. Y si lo anterior no resultara suficiente, John Who, CEO de Kingston, considera que existen factores adicionales igualmente importantes que los han colocado en la cima: se mantienen como empresa de capital privado, “Eso facilita y hace más eficiente nuestro margen de operación”, afima
Who. “Una de las misiones de nuestra empresa es hacer las cosas simples y no me imagino discutiendo una decisión en una larga mesa con directivos”. De acuerdo con Who, desde la fundación de la compañía se decidió no dar lugar a la administración de jerarquías. Si tienes una compañía de 10 mil empleados que piensan y actúan como empleados, está bien; hay compañías que funcionan así, ahí está el caso de IBM. Pero si tienes 10 mil empleados que trabajan como empleados pero piensan como dueños, tienes algo muy poderoso”. La combinación de estas ventajas facilita la   administración y elimina la burocracia en todos lo niveles.
Cada caso es especial y único” asevera John. Pero ¿cómo lograr que el éxito no sólo se concentre en el crecimiento de la compañía cuando la tendencia global parece dictar lo contrario? Con un compromiso que se reafirma cada día y que está disponible en prácticamente cualquier muro de las instalaciones: el ‘Kingston way’.
Todos contribuyen en la fabricación de los dispositivos que hacen posible almacenar lo que es más importante para ti y gracias a este ‘compromiso con la memoria’, el año pasado facturaron poco más de 3 mil millones de dólares. ¿Nada mal para un trabajo donde todos se divierten como parte de la política laboral.

Tecnología


Tecnologia Kingston

1 comentario »

Cuando llegamos a las oficinas generales de Kingston, en Fountain Valley, California, todo comenzó con un concierto privado y un coctel. Nos explicaron que entre los músicos de la banda había empleados de la compañía. De hecho, el enérgico baterista del grupo es John Who, presidente y cofundador de Kingston Technology Company. “Este grupo no sólo sirve como distracción para los empleados, también hacen presentaciones donde recaudan fondos para beneficencia”, comenta Johnny Ramírez, gerente regional de Ventas para Miami, Cono norte y Caribe. “Esta es una de las aristas que pocas personas conocen de nuestra compañía, pero es de la que nos sentimos más orgullosos. Es divertido trabajar aquí”. Y esa no sólo es la opinión de un empleado, es una de las reglas establecidas.
Al día siguiente visitamos la planta de manufactura y embalaje. Iniciamos el recorrido en el área de Ingeniería de diseño, encargada de proponer la distribución de los circuitos para las memorias DRAM. Los modelos nuevos se evalúan de acuerdo con la necesidad que cubrirán, de manera tal que se mide su rendimiento contra los productos que van a sustituir a modo de probar su compatibilidad. Para este análisis se emplean hasta 30 equipos de
diferentes marcas y configuraciones que evaluar el desempeño de hasta cuatro módulos de tarjetas madre; de esta manera garantizan que la configuración nativa de las marcas sea compatible con su propuesta. Si en este punto del proceso se detecta algún error, la configuración regresa a Ingeniería de diseño para su corrección. Una vez que el prototipo pasa la prueba de compatibilidad comienza el proceso de producción. Se crea una placa original que se duplica sobre los tableros de circuitos, Luego, se coloca una capa de soldadura que sirve como conductor y adherente para los chips, capacitores y resistencias.