Llano incorpora una serie de novedades importantes, sobre las que conviene enterarse antes de ver los benchmarks.
Recientemente dedicamos nuestro artículo de tapa de la edición POWER #92 los nuevos chips APU AMD Fusión. Entonces, principalmente nos enfocamos en la que fue la primera versión de la tecnología Fusión, materializada en los procesadores E-350. Estos chips iniciales están orientadas a posicionarse como competencia de Intel en los segmentos de portátiles ligeras (entre ellas, netbo-oks). Como vimos en POWER #92, los chips Fusión serie E son una opción fantástica para el mercado al que se dirigen y su GPU integrada le permite una flexibilidad de uso no vista hasta ahora. Pero más allá del éxito tecnológico que representa Fusión en portátiles ligeras, muchos usuarios quedaron esperando una versión más poderosa, capaz de ofrecer el rendimiento necesario para computadoras de escritorio y laptops de peso normal. Aquí es donde entra enjuego tina nueva APU, la serie A, cuyo nombre clave es Llano.
Si bien en estas páginas hablaremos de la arquitectura Llano en general, vamos a concentrarnos en el procesador más poderoso de las APU serie A, el A8-3850, fabricado en 32 nanómetros. Esta APU trae integrada nada más, ni nada menos, que un controlador gráfico Radeon HD 6550D. El A8-3850 es un procesador de 4 núcleos y su consumo eléctrico es de 100 Watts. A algunos les puede parecer mucho, pero es todo lo contrario: recordemos que es una CPU con una GPU, todo en un mismo encapsulado. La frecuencia de funcionamiento de la CPU es de 2,9 GHz, trae 1 MB de caché L2 y creemos que su precio es más que decente.

Consumo:
Como podemos ver en la tabla comparativa de características de los distintos modelos, hay procesadores que tienen un consumo máximo de sólo 65 Watts. Esto se logra al bajar bruscamente la frecuencia de operación (como ocurre en el modelo A8-3800) o al utilizar una GPU menos potente, la Radeon HD 6530. Los adeptos a las computadoras de bajo consumo y HTPC (Home Theater PC) estarán muy contentos con esta clase de chips. Desde luego, estamos hablando de un nivel de consumo eléctrico bajo para lo que son chips normales de escritorio. Si se busca una economía eléctrica extrema, habrá que rebajar también las expectativas de rendimiento y apuntar a chips Fusión de la serie E.
Otra de las grandes novedades la encontramos en los 4 MB de memoria caché L2 integrada en el chip. Esto hace que el procesador rinda mucho más, como luego veremos al analizar los benchmarks.