La ciudad de Masdar, ubicada en los Emiratos Árabes, pretende ser la primera alimentada exclusivamente por energías renovables. En ella se combina la ingeniería del siglo actual con la arquitectura tradicional de las zonas árabe-desérticas. Este país será el hogar de 50.000 personas y se calcula que no menos de 1000 empresas buscarán instalarse allí apenas sea inaugurada. Su diseño y desarrollo costará entre 15 y 30 mil millones de dólares. La intención de desarrollar una ciudad ecológica es compensar la inevitable quema de diesel y la cocción de cemento utilizado en la construcción. Su diseño, inspirado en las antiguas ciudades árabes, la ubicará como una ciudad de baja temperatura y baja emisión de carbono. Sus calles estrechas permitirán proporcionar sombra a los ciudadanos gracias a los bajos edificios, mientras que los techos de sus construcciones serán revestidos con pantallas que simularán una malla de terracota, que refractará el sol y permitirá el paso de la brisa. Muchos arquitectos de renombre mundial, como el inglés Gerard Evenden, están fascinados con el diseño, y ya han bautizado este proyecto como el Silicon Valley de las energías renovables. Este emprendimiento megaecológico se está construyendo dentro de Abu Dhabi y fue pensado desde un principio para ser una ciudad libre de coches y rascacielos, además de contemplar que toda su energía sea producida íntegramente por los rayos del sol.