Memoria ram y gráficos
ESTE COMPONENTE IMPACTA COMO NINGÚN OTRO EN LA PERFORMANCE DE NUESTRO EQUIPO, Y ES POR ESO POR LO QUE DEBEMOS ELEGIRLO CON CUIDADO.
La memoria RAM es uno de los componentes más importantes de un equipo portátil: en realidad, de cualquier equipo, sea notebook o no. A esta altura, cualquier lector de USERS sabe de qué se encarga esta memoria: en definitiva, se trata de dispositivos de almacenamiento volátiles y muy veloces, que guardan información para los programas que se encuentran activos en el sistema operativo. A mayor cantidad de memoria RAM disponible, más información podremos almacenar volátilmente, y mejor performance recibiremos de nuestro equipo.
¿CÓMO ELEGIR?
Para nuestra fortuna, elegir la memoria RAM es una de las cuestiones más sencillas. Todas las notebooks de la actualidad poseen módulos DDR3, por lo que no tenemos que preocuparnos por las tecnologías disponibles. Lo que sí debemos decidir es la cantidad de memoria que nos interesa adquirir. Normalmente, los equipos cuentan con 2,4, 6 y hasta 8 GB de RAM instalada: si nos interesa usar la notebook para trabajos livianos y juegos poco exigentes, entonces la primera opción será la más recomendable. Después de todo, (casi) siempre podemos agregar mayor cantidad de memoria, ya que es uno de los pocos componentes que pueden actualizarse. Sin embargo, y más allá de esta cuestión, siempre es bueno tener memoria de sobra, y por eso resulta preferible elegir las opciones de 4 GB o más, en tanto nos ahorran una inversión a futuro y nos ofrecen una performance inicial mejorada.
CUESTIONES GRÁFICAS
Si lo que nos interesa es entretenernos con nuestra nueva notebook, entonces deberemos tener en cuenta su capacidad de procesamiento gráfico.
Hasta hace poco, las tarjetas gráficas eran solamente cuestión de las computadoras de escritorio. Ahora, sin embargo, esta situación es completamente distinta. Las notebooks tienen sus placas aceleradoras especiales, en versiones móviles, que si bien son menos potentes que sus contrapartes desktop, nos permiten disfrutar de juegos y aplicaciones con una performance mejorada. Existen también soluciones integradas y fusiones a futuro, que veremos a continuación.
¿DEDICADA O INTEGRADA?
Una vez más, la decisión de este apartado depende del uso que le vayamos a dar al dispositivo que adquiramos. Por ejemplo, si somos gamers por naturaleza, o realizamos mucha edición de imagen y de video, entonces debemos buscar una tarjeta gráfica móvil dedicada. Se trata de un nicho nuevo, pero ya existen muchas variantes: tenemos, principalmente, a Nvidia y AMD luchando por las cuotas de mercado. Existen modelos de alta gama (como la Nvidia GeForce GTX 485M SLI), de gama media (como la AMD Radeon HD 6770M) y de gama baja (como la NVIDIA GeForce 320M). Siempre es difícil recomendar este tipo de productos, ya que nuevos modelos aparecen en el mercado cada mes. Lo ideal es conocer cada serie (como las GeForce 400 o 300) y luego investigar el modelo que nos interesa: podemos buscar en Google pruebas extensas sobre cada placa para conocer en profundidad su performance. Existe también otro tipo de soluciones, que apuntan a gráficos integrados, no dedicados. Se trata de un nuevo enfoque, iniciado en parte por Intel y también por AMD. Los microprocesadores de última generación poseen chips especiales, separados, GPUs dedicadas al procesamiento gráfico. Esto mejora ampliamente las capacidades de las notebooks, y en muchos casos nos evita tener que adquirir una tarjeta dedicada. AMD apuesta por la fusión, por los APU, pero todavía no se encuentran tan disponibles en el mercado.