Éste es el primer plasma de Vieta que llega al mercado de las grandes pantallas dispuesto a explotar al máximo la calidad de imagen tanto de DVD como de televisión digital. Con una medida que ya empieza a convertirse en estándar entre los plasmas de gran alzada, sus 42 pulgadas ofrecen un pulcro nivel de brillo
de 700 y una óptima relación de contraste, a lo que hay que sumar una completa visualización de 16,77 millones de colores. A su favor también cuenta un completo sistema de menús para un acceso sencillo a todas las opciones de las que dispone, la facilidad de instalación y la incorporación completa de las clásicas conexiones de vídeo.